Tambomachay: un templo al agua

Estar parado en el ushnu de tambomachay, desde donde apreciamos esta hermosa panorámica, fue mágico. Desde ahí podemos ver el suave contraste de la estructura con su entorno.

Las personas que visitan Tambomachay le dedican en promedio unos quince minutos, tiempo que les deja por lo general el guía contratado. Nosotros, como es obvio, le dedicamos todo el tiempo necesario, y siento que nos quedamos cortos, para asimilar en su real magnitud el mensaje de nuestros abuelos. Esperábamos momentos de soledad, para escuchar el sonido del aire, la caída del agua, el canto de un ave y revivir lo que pudo ser para el Inca, Tambomachay. Leer más.

Anuncios